Frescura

Frescura
Pero el ruido del mar no se comprende, / se desploma continuamente, insiste / una y otra vez, con un cansancio / con una voz borrosa y desganada.... [Circe Maia, 1932]

domingo

dos

Con vos la cosa se encebolla
Con vos la cosa se encebolla.
Se van creando capas y más capas
Y todo larga muy feo olor.
Ya no sé como pelarte
Sos así bien callado pero tanto silencio
aturde a mis los ojos.
Cada palabra se pudre al no ser pronunciada
Las veo ahí, asomándose entre tus labios
Que no se abren, que no se acercan
Que no se animan a besar.
Si te bajo los dientes de una trompada,
o tiro pelotitas como en un juego de kermés
Quizás salgan volando como libélulas
tus palabras petrificadas.
Porque solo quiero saber qué te pasa.
Y vos hacés de la cosa una cebolla
podrida al fondo de un cajón.


tu beso
De vos solo me acuerdo tu lengua.
Una especie de pinza metálica,
que audaz giraba esquilando.
Concentrada, giraba esquilando,
sacándole viruta a mi lengua;
no era un beso lo que dabas,
era algo más escandaloso
e inhumano.
Saborear la lana en diagonal,
tu saliva congeniando con la mía,
abrirle paso a tu lengua que
arrinconaba con justa fuerza
lo obtenido en huecos tibios
de mi boca.
Esa tarde comprendí
que lo que hacías al besarme
era mucho más que una tarea,
tu lengua celebraba un ritual.

 



lunes

Juntada creativa en la Casa del Árbol

La consigna no era clara. Era hacer un experimento. Juntarse a crear. Poesía, música, dibujo, pintura... Juntarse a jugar. Porque, en definitiva, es la casa del árbol y todos jugamos en una alguna vez. O soñamos con hacerlo. La idea era soltarse y cranear. Andar solo, irse pa´dentro y salir a compartir con los demás. Había invitaciones en las mesas: crear nuevas palabras con nuevos significados, buscarle la historia a un objeto, continuar el dibujo de otro, masticar frases y con eso escribir algo... Hubo música por todos los rincones de la casa. Las palabras se desparramaron por el piso. Al final de la noche, todos eramos una gran tribu de antidominguistas artesanándose, haciendo quilombo del lindo, vibrando en una misma cuerda.... Acá abajo los resultados. 



5. Somos agua y es ella la vida que ilumina. Somos Dioses
que olvidaron e igual no se resignan. Somos nada, somos vida.
Nunca, llega el fin, nunca termina
cielo infierno este oesta
norte y sur
fuerte y caliente
cuiado que hierve
no te olvides
que está caliente.


 Domingo previo; aventura y entrada general
al crecimiento continuo y duradero. Árbol, casa, aventura
vínculos nuevos crecían de las ramas fundiéndose en abrazos
de 22 años.
La luz bajo, el calor se hizo espacio y la luna desapareció
para darle camino al sol.
Lisandro Gonzales




The best songs… son para mi los sonidos del alma. En un viaje que hice por brasil, me encontré con un CD, un compilado de canciones, que eran casi mantras; el nombre de esta recopilación de canciones era “sons da alma”. Me acompaño todo el viaje este CD, y no pude aguantar la tentación y me lo traje a Buenos Aires.  Ahora, en situaciones específicas, particulares, lo pongo, y siento que vuelvo a ese lugar donde lo escuché por primera vez. Campeche, Florianópolis, junto a Pedro y Bernardete.


Todavía eran los días en que era caballo. Claro que, al momento, no sabía que era caballo. Es decir, comprendía la diferencia entre galope y trote; amanecía con el olor a alfalfa; me asustaban los estribos; eso, todo eso, lo sabía. Pero no que fuera caballo. Y hoy, pienso que, más que no saber qué era  caballo, no sabía que no era humano o taza… Contaba, pues, que todavía eran los días que era caballo. La tolerancia era difícil. Me refiero a esto de no saber que era caballo y a la vez que no era humano, o taza. De a poco, pero, fueron pasando cosas. Los no humano/taza me saludaban y yo, en misma condición, los saludaba contento, viendo lo que eran. Hasta que, por esas cosas de la vida de encierro, conocí al no humano/taza, casi caballo pero con cuerno. Ahora entiendo, incluso, que los chicos que salen de la escuela que se encuentran enfrente a este café saben que era un rinoceronte.
-No sos silla… y espero que tampoco humano.
Eso fue lo que me dijo ese mamífero desgraciado. ¿No soy silla? Hasta entonces no era humano ni taza, y ahora, ¿silla? ¿Cuántas más cosas no era? ¿A caso tampoco soy cielo? ¿O velocidad? Confundida, dejé de saludar a los no humano/taza y me arrimé exclusivamente al corral del rinoceronte. Todos los días me decía una cosa que era: espinaca, vientre, lombríz, canto, gris, etc. A los 40 días ya sabía un montón de cosas que no éramos. Digo “éramos” porque también fuimos diciendo cosas que él no era. La negación nos afirmaba.
-Ya sé lo que sos- un día me dijo el no humano/taza/silla. Me lo dijo un humano no taza. Vos sos caballo.
Al principio, no lo creí. Pensé que eso era algo más que no era. Otra negación. Al rato, me pregunte: ¿soy caballo? Y desperté humano y con una taza en la mano.  



Aquí estamos… adentro de este lugar
que tiene tanta luz que nos encandila
 y nos deja ciegos
abriéndonos al camino
del amor.
(Agus Ga para este centro cultural)

Cadáver exquisito / ni un alarido que acorte la distancia.


Extasiado con la esperanza que me da la incertidumbre
y vivir y respirar colgando de esa duda.
Que la tranquilidad del terreno baldío sea secretamente
dasafiada por la maleza que crece
cada día, alimentada por el rocío.

Ruedas,
ruidos
Luz.
Donde sino en el viento, el tiempo
y lo nuestro.
Allá, busco mientras pienso
y pienso mientras siento.
Existo, a veces vivo.
Fantasmas protagonizan el pasado.
“El olvido es la gloria de la memoria”
24/3/013


Primero con calma, depsués con desesperación, hasta que la razón se impuso al impulso. Como lo he aprendido recurriá a la técnica, a la experimentación, el análisis de resultados y el proceso hasta que la pelotita cayó por su último agujero.

Sos el diablo, hacés percusión, sos el diablo. Tu ritmo embriaga, sos el diablo de mi pelo. Tus palmas se acerca y alejan del instrumento a la velocidad de la luz.

La historia de Mickey, un ratón con voz de día. Un roedor para niños. Qué me dijo Mickey, Miguel Mouse. Quién fue Mickey en la vida real. Un taxista, un dentista, quizás, un vendedor de ilusiones. Hay ruidos en la infancia. Hay fotogramas en blanco. En negro. Hay colores demasiado fuertes. Hay un orden para ver esa película. A veces pienso que es dificil ver el negativo de nuestra historia que “Mickey Surprise” es un viaje incierto, una mesa a oscuras con una velita temblando. Nuestra infancia son sombras bailando.  

Soy el hombre que nada
muere
Que nada vive, que
nada piensa.
Solo nada en la inmensidad, que
nada exige, solo nada en poder
creer un algo más.




Aunque el pájaro de paso deje allí sus pisadas, no se mantendrá por mucho tiempo. Morará ahí, por un rato.  Hará hueco hondo, y llenará de alpiste y besos su pechito emplumado. Y se irá. Sin piar, sin chistar. Se irá. Quizás, tiempo después, otros pajaritos más picarones –con el pico virgen de ramas bichosas- harán nido ahí, travesuras, serán árbol, viento… y aún sabiendo que es una ilusión, embriagados de duda, batirán las alitas y barrenarán nubes revoltosas. Porque así es la vida de los pájaros. Bate que bate plumas piojosas. Y al fin, ya pájaros hombres, se volverán ignorantes del porqué de la tarde, del porqué de este momento.



La luna es testigo de la noche, dueña del misterio y amante del silencio.

Nunca olvidaré aquella vez que me dijiste aquello que no supe interpretar. Llovía mientras en aquel café frente a la estación de dijiste: “Es ahora, nunca es tarde para intentarlo.” Dejaste la plata para los cafés y te ví cruzar la vía pensando que quizá sería la última vez que te vería.
Leí el diario esperando lo peor, a veces lamentando no haberte acompañado. El uruguayo me dijo que te habías ido a bolivia y te perdió el rasto, tenía medio que hubieras fracasado.
Hasta aquel día que llegaste bien armado, con aquel cargamento. El plan había funcionado. Siempre fuiste bueno planeando. Te vas a recuperar y al traidor que te pegó un balazo juntos lo vamos a matar.
Que te mejores pronto,
te hermano del alma, El tony.

El escalón y yo empezamos a formar una familia", dijo la pelusa enganchada en el clavo de la madera marrón oscura, borracha de barniz, brillante como la pelada de Roberto en verano, parida por un roble añejo y nostálgico plantado por Juan Martín Morales en su terrenito del sur, comprado por el padre de su padre, Germán Morales, allá por la primera década del siglo pasado, y al readedor del cuyos retoños él solía Jugar con su hermano Lautaro Morales, soldado del mal, disparador preciso y silencioso como gato, cuando de batallar se trataba. El escalón y yo empezamosa formar una familia, dijo la pelusa, eso es lo que pasa cuando uno pasa mucho tiempo con otro aunque no lo haya decidido, pero de poder hacerlo, tampoco eligiría irse, dijo segura y ahora casi gritando, mientras Lautaro Morales la pisaba con la suela de goma de su zapatilla blanca deportiva con cámara de aire, marcada eternamente con la cicatriz delatora en forma de boomerang asimétrico, de tick pasado de harinas, fluorescente y en relieve como certificado de pertenencia y condena a las altas alcurnias del mundo zapatilleril.


Cuando estamos cerquita,
tu pulso es mi pulso,
tus ojos ven a través
de los míos, ¿te das cuenta?
De pronto,
¡somos la misma persona!

Una trasparencia nos separa, empañada.
De un lado el calor de tus ojos, abrigos
de mi alma.
Del otro, el frio del destino,
amigo del solitario, que me llevó
hasta tu casa.
Abre tu ventana.

Naco es un roble
Gon un ombú
Lincha es un álamo
y Rewis, palo borracho.
A mí, que soy Juan
me gusta el ébano,
a la Lu le toca el manzano.
Gordo Tom, resultó una secuoya.
Rafinha es una palmera y el ruso
un quebracho. Castro, en realidad,
es un ciprés. Ogui es un nogal. Beto
una acacia. Y Julieta, con flores púrpuras,

un jacarandá. Y manija es un ficus. 

Juntada creativa / Frankestein

Uno de los juegos era dejar dibujos inconclusos para que otro los siga a piacere Hubo muchos Dalí, Matisse y Picassitos alborotados...



























Juntada Creativa / Dixionario

Otra de las locuras de la noche fue crear el "Dioxionario de la irreal Academia del Árbol"... Acá el laburo de los lingüistas: 






Bartolo: sustancia altamente psicoactiva con severas consecuencias físicas.


Artesanear: dícese de la acción artística que “sana sana sana culito de rana” a un individuo medio cachucho por dentro.


Ranchear: Acción vinculada al arte de compartir un bien común con hermosas personas.


Quescatimar: 1. Escatimar, dar migajas de cariño. 2. Querer poco timar estafar los sentimientos del otro. 3. Servir poco queso.


Perdumen: 1. Mecanismo 2. Maquinaria afectiva gracias a la cual tendemos con gran necesidad a perdurar.


Sublimar: Acc. Movimiento sutil tendiente a la adquisición de bienes no personales, tal como la justicia, el amor o el tiempo.


Uojoiaa: 1. Folc. Grito Bélico empleado por ciertas tribus nativas del Estero Zonal. 2. Cántico empleado por parteras indígenas de calvicie prematura.


Sabueso: Adj. Dícese de una persona alerta de sentidos. “Este sabueso donde siente olor aparece.”


Rubinear: 1. Aparecer con estilo, suavidad y elegancia en cualquier situación. 2. Peligro de gol.


Pacman: Adj. De fino mascar.



Hamburguesas: 1. Planetas o circunferencias de carne.


Honesticidio: Decirle que a vos también te gusta caminar descalzo.


Caminar descalzo: Tener los pies sucios.



Noche: Relación exclusivamente sexual entre dos personas. 

sábado

Ronda

sol de sábado / me siento un tamagotchi / balconeando mate y lazo de amor / descalza por las hojas de un libro / bailemos zen / quickly / los lunares se los lleva el viento / amapola gay / fuimos tallo y nervadura / rascá el cielo rascá / timón de pies y manos / abrazarte
hágase la percusión de tus besos y los míos / alegría de los colores más simple
cachorros sin decir adiós / mar otra vez
viajo por techos de vacíos crónicos / decir palomas decir muerte de verdad
pensando la paz / masajeando su forma / chiflete matinal


viernes

Otra vez, tomándole el pulso a la noche...



Hay algo de la noche que me resulta entre antipático y amoroso,
entre loco y lindo,
entre palabras que son una pero adentro de la panza de dos…
Transitando entre tus dedos me doy cuenta de lo que pasa y así puedo escapar
por un segundo de la cárcel que me atrapa.
Crear, volar, liberarte
viajan con la mente
y alma y dejar
que tus hojas se las lleve el viento…
¿Será la experimentación?
Creo que es eso, esa música,
esa experimentación es la que abre.
Liberarse y salir a buscar algo nuevo,
algo que te nutra y te desafíe al mismo tiempo.
Creo que es para eso que dibujo y pinto músicos. Y porque son genios.
Hola! Estoy participando de esta encomienda!
Es un servicio muy útil, ¡Usted dirá!
Sonreí y disfrutá
No te preocupes x
la rima
por que lo hermoso
es vivir
…y los árboles le hablan
y sus hojas acarician
el viento, un zumbido
me despertó, era mi duende
de los buenos augurios.
Tanto tiempo gastado, sin perder un segundo…
Hablamos del amor y hablamos del país,
son una sola cosa, ninguno existe en realidad.
El país es un límite que nos imponemos porque
ya no divide nada. El amor en sí no es nada,
es la única forma de vivir la vida, de mirar
a los humanos.
Que sola estás, vestida la vida es propina.
Hombros en columna, mirada impura.
¿Qué le pasó doctor? ¿Qué quiere del resto?
Pedime fuego, Clint East Wood. Vaquero.
Si me das la espalda. Si me dejás. Si las olas no rompen.
Si la luna no mengua. Si el día alarga. Si la noche llora.
Si en vano espero la aurora. ¿Qué me queda?
Qué si el sentido se pierde, se abandona. Si me das la espalda ahora.
Sólo quedará lo que ayer me nombra.
Y mientras tanto charlamos…
…y así el éter nos envuelve a todos en amor…
Cuando la luz, que deja ver,
solo lo que ella quiere, deja de elegir.
y otros brazos me estrechan y eres de emoción y
a veces pienso en estar cerca de la galaxia,
no todas las estrellas siguen vivas sino las que
vos querés que sigan ahí, deberíamos intentarlo…
La paz es vida, buena vibra!!!
Por casualidad, por azar,
por una ley divina, por
algún universo, no importa qué…
lo increíble es encontrarte,
encontrarnos, encontrarme hoy
acá. Volar en algún SOL,
jugar en un LA y querer en un DO
sostenido. Ser canción, melodía nueva,
ser acorde, nota divina… ser y nada más!!!
Magia, universo, luz, gracias. In lak’ech.
café con leche. guitarra. fotografía. locro (casero de papá)
mundos paralelos. madera. dura. naturaleza.
belleza. mi abuela. ojotas. amarillo y naranja.  
y… no te voy a decir que
no me gustaría vivir en esta casa, che…
Salgo a caminar por la cintura cósmica del Sur…!
A veces la luz es sombra, una voz buscando un tono
en silencio y la lengua se ablanda al sol… la lengua de todo el cuerpo.
Subís a la casa, dale, 
dejá la ropa abajo, 
desabrochate la timidés. 
¿te animás?
MARCA-PASOS
ARTE-SANEAR
TOCA-DISCOS
INVITA-AME
LO[GI]CA

DEL-FIN

Cadáver exquisito en La Casa del Árbol 

jueves

El asno del asfalto

Sos el asno del asfalto, las llaves al cuello,
el café en la mirada, tipejo de otro lugar.
Fumás a cada paso
smog con aires de grandeza
y todos nos preguntamos
qué mirás en las florerías de Almagro.
Mirás a las pibas de Perú, que estallan bajo sus jeans oscuros,
casi tan oscuros como su piel mate.
Mirás chicas que escuchan cumbia
mientras deshojan rosas, mientras
les sacan las espinas a sus historias
propias, ellas también te conocieron como asno del asfalto.
Ellas te olieron hombre y jadearon al sentir tu presencia,
pero lo saben,
saben del alud de alcohol en las heridas
saben de tu soledad agarrotada a los recuerdos,
el riacho de besos no dados
y el barro en la sonrisa.
Duele en los ojos y ellas lo saben,
asno, no las subestimes, son niñas-madres,
saben de maldeamores,
de las pieles tatuadas por dedos que no están más,
que se fueron para siempre, saben
de la brutalidad en el sexo, y saben
quienes abrieron tu puerta
con cada una de las llaves que llevás colgadas al cuello.

¿Qué buscás con tanta prisa en tu bolsillo?
¿Ganas? ¿Su foto? ¿El tiempo?
Es hora, asno, pero no una de esas horas rotas y sepias,
que guardás en tu reloj.
Ellas también las conocen, asno
y la conocen a ella, la saben hermosa
            y lejana como la luna.

Gritan ahora, de entre las flores
gritan femeninas y húmedas,
heridas cada una por su ser mujer,
por ser hijas de un rigor distinto al tuyo, asno...
Ve y bésalas, asno del asfalto de Almagro, bésalas todas
corre por la vereda muerta, alza tus muslos
 y espanta los panaderos flotando en el camino.
 Aparta las flores, sus cabellos, corre sus ojos con lágrimas
y devora esos cuellitos fríos y duros, muérdelos,
celebra sus rituales, diles que te canten himnos en su lengua natal,
viaja con ellas a los anales de Perú
y llora sus muertos
como si fueran propios.

Con ella, la otra,
que seguro aparecerá en cuanto comiencen los rituales...
hazle eso que todos llaman AMOR
en la calle o en el fondo de la florería,
pero no lo digas, házlo
no lo hagas, siéntelo
y no lo dejes de sufrir jamás.


a mi querido asno
con mucho amor; ese sentimiento tan frágil y curvilíneo
J.




miércoles

Ulíses y las Sirenas

 Mientras hablaba, declarando estas cosas a mis compañeros, la nave, bien construida llegó muy presto a la isla de las sirenas, pues la empujaba favorable viento. Desde aquel instante echóse el viento y reinó sosegada calma, pues algún numen adormeció las olas. Levantáronse mis compañeros, amainaron las velas y pusiéronlas en la cóncava nave; y, habiéndose sentado nuevamente en los bancos, emblanquecían el agua, agitándola con los remos de pulimentado abeto.

Tomé al instante un gran pan de cera y lo partí con el agudo bronce en pedacitos, que me puse luego a apretar con mis robustas manos. Pronto se calentó la cera, porque hubo de ceder a la gran fuerza y a los rayos del soberano Helios Hiperiónida, y fui tapando con ella los oídos de todos los compañeros. Atáronme éstos en la nave, de pies y manos, derecho y arrimado a la parte inferior del mástil; ligaron las sogas al mismo; y, sentándose en los bancos, torron a batir con los remos el espumoso mar.

Hicimos andar la nave muy rápidamente. y, al hallarnos tan cerca de la orilla que allá pudieran llegar nuestras voces, no se les encubrió a las sirenas que la ligera embarcación navegaba a poca distancia y empezaron un sonoro canto:

¡Ea, célebre Odiseo, gloria insigne de los aqueos! Acércate y detén la nave para que oigas nuestra voz. Nadie ha pasado en su negro bajel sin que oyera la suave voz que fluye de nuestra boca; sino que se van todos después de recrearse con ella, sabiendo más que antes; pues sabemos cuántas fatigas padecieron en la vasta Troya argivos y teucros, por la voluntad de los dioses, y conocemos también todo cuanto ocurre en la fértil tierra.

Esto dijeron con su hermosa voz. Sintióse mi corazón con ganas de oírlas, y moví las cejas, mandando a los compañeros que me desatasen; pero todos se inclinaron y se pusieron a remar. Y, levantándose al punto Perimedes y Euríloco, atáronme con nuevos lazos, que me sujetaban más reciamente. Cuando dejamos atrás las sirenas y ni su voz ni su canto se oían ya, quitáronse mis fieles compañeros la cera con que había yo tapado sus oídos y me soltaron las ligaduras.

Al poco rato de haber dejado atrás la isla de las sirenas, vi humo e ingentes olas y percibí fuerte estruendo. Los míos, amedrentados, hicieron volar los remos, que cayeron con gran fragor en la corriente; y la nave se detuvo porque ya las manos no batían los largos remos.

Fragmento del canto XII de la Odisea

lunes

Escribiendo el currículum


¿Qué hay que hacer?
Presentar una instancia
y adjuntar el curriculum.
Sea cual fuere el tiempo de una vida
el curriculum debe ser breve.
Se ruega ser conciso y seleccionar los datos,
convertir paisajes en direcciones
y recuerdos confusos en fechas concretas.
De todos los amores basta con el conyugal,
los hijos: sólo los nacidos.
Importa quién te conoce, no a quiénes conozcas.
Viajes, sólo al extranjero.
Militancia en qué, pero no por qué.
Condecoraciones sin mencionar a qué méritos.
Escribe como si jamás hubieras dialogado contigo mismo
y hubieras impuesto entre tú y tú la debida distancia.
Deja en blanco perros, gatos y pájaros,
bagatelas cargadas de recuerdos, amigos y sueños.
Importa el precio, no el valor.
Interesa el título, no el contenido.
El número del calzado, no hacia dónde va
quien se supone que eres.
Adjuntar una fotografía con la oreja visible:
lo que cuenta es su forma, no lo que oye.
¿Qué oye?
El fragor de las trituradoras de papel.

Wislawa Szymborska (Kornik, Polonia, 1923-2012)

Amor a primera vista


Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.




Wislawa Szymborska


Cabrera x 3




domingo

Ay

Cuando digo ay, me rompieron el corazón. Lo estoy sintiendo real. En la vísceras, en cada hueco de mi cuerpo. Estalla, me patea. Es adentro y afuera, son ráfagas, olas bravas, es viento de huracán. Romper un corazón es posible. Se abre en gajos, tiembla. Se le hacen moretones, mira diciendo 'basta, por favor'. Ahora lo siento más. Cada segundo aumenta. Se está descascarando. Descarnando. En partecitas, se hace polvo húmedo. Se contrae y se va consumiendo. Me lo escurren desde adentro, veo tajos, surcos negros. No puedo más que dejarme morir. No puedo más. Soy pulso que apenas late, en carne viva. Me voy por ahí, me chupa para adentro. Son espasmos, retorsijones. Casi no siento. Casi. No. Siento. Es real. Es un dolor en el pecho, a la izquierda. Donde de chica le dibujaba el corazón a las muñecas. Me pienso de chiquita y me veo ahora así, hecha caca. Achino los ojos. Cómo me metí en esta. Me abrazo, para no irme. Y hundo la panza, muerdo con fuerza, las escapulas intentan unirse adelante, en el centro. Y odio. Me odio, te odio, odio a dios. No entiendo nada. La cabeza está en cortocircuito, los pensamientos me pinchan, me queman, son descargas electrificada. Necesito un martillazo en el pecho. Quieta, así quedate tranquila. En silencio. Qué agudo. Qué filoso. Mastico impotencia. Trago cobardía. Trago imágenes. Fantasías. En la saliva se mezcla lo que soy capaz y lo que no me animo. Y adentro, lo trago. Baja. Lo siento en la panza. Bronca, tristeza, no saber. Qué carajo se. Lo innombrable hecho pelota en la garganta. Empujo con la carne y los músculos del cuello. Dale, baja. Está enquistado, como vos en mi cabeza. En mi. En mi todo. Y pienso en abrojos. Esos cositos que se le pegan a mi perra entre las piernas. Por qué carajo seremos abrojos. Abrojos humanos que vamos pegoteándonos unos a otros. Se pegotean nuestras vidas. Se sueltan. Se encastran, se acoplan. No nos damos cuenta. O si. Casi que no es voluntario. Y duele, y hay que elegir entre avanzar o quedarse abrojado. Y decí que estoy haciendo esto porque sino me mato. Esto, escribirlo. Decí que puedo escribirlo. Aunque sea. Es un bicho, un bicho malo y me lo saco. Lo tiro a esta pagina virtual. Lo revoleo. Qué mentira. Lo meto en este mundo intangible. Qué feo. Si lo escribiera en una página de papel lo quemaría. Una muerte simbólica. Lo quemaría en silencio y en la oscuridad. Sería un fogonazo y después humo y oscuridad de nuevo. Así pasan las cosas en la vida. Porqué necesito de todo un símbolo. Hacerte símbolo. Porque significás. Hacés ruido. Decís. Bien. Mal. Lo acepto. Lo último que dijiste me dolió.

viernes



"Yo es un recinto de noches"
Ana Becciuc

Yo pulpería, saludo, 'buen día'
Yo botellas en la pared, esqueletos de botellas de vidrio
Yo auricular aún parlante, bufanda violeta que pica, yo calor de la lana
Yo camino más corto, yo tráfico que me atrasó
Fragmento de charla en la mesa de alado, yo pérdida de la concentración
Yo media luna, media historia, lo dulce de la historia que contás
Yo madera, testigo hecha mesa, yo las migas invisibles,
las palabras y dibujos en las servilletas.
Yo las manos que sostienen la bandeja, la amabilidad repetida e infinita
Yo amargo el café, la huella al fondo del pocillo, yo borde del vasito de soda 
Yo azucarera, yo lo que cae fuera de la taza
El ruido de la hoja al pasar al principio, yo el chirrido de la puerta,
la hoja que se quiebra, yo radio de fondo. 
Yo entre las miradas y los vidrios, yo entre la pintura y el cristal
En el dejar caer la caja, yo lo bruto del 'cómo andás, maestro'
Yo piso zanjado por mozos, yo 'permiso', yo '¿el baño?'
Ruido del teléfono, yo el 'hola' en consecuencia del otro 'hola'
Yo silencio, yo repeticiones del pedido en la cabeza de la moza hasta la cocina
Yo la espuma del detergente, los agujeritos de la espumadera
Yo la foto que me sacás cuando no te veo, cuando me robás en un instante
Yo el lunar levantadito al tacto que masajeás en mi cuello
Yo el nombre en tu brazo, yo tatuajes que veo en otros brazos 
Yo era ella,
Yo tus ojos mirándome, mirándola
el recuerdo más exprimido.

lunes

Poesía entre todos



Viernes a la noche, terraza, amigos, música, libreta, marcador.... 

Cadáver exquisito I / Lo que quieras...

Entonces la noche nos engatuzó a todos,
la ronda y las risas, infinitas.
Flash de algo que tiene que ver con lo que suena y es fondo de pipa.
Qué lindo momento irreal,
juguemos a vivir el momento.
Más que de costumbre...
Hola, todo bien?
Esta es una noche #espectacular,
somos nosotros #elmejorgrupohumano
Felíz día, odio a todos.
Somos la legión.
No puedo creer que
haya que llenar la
hoja. Les deseo
buenas vibras a todos.
Aguante el jugo de limón.
Y el de melón. Besitos.
Mr. Mega
Vs.
Dr. Ahorro
Master or Argentina
La noche inspira. Tomas,
bebes, social. Todo se
olvida. Es magia, amistad
conexión. La felicidad
a flote. todos conectados
somos uno. Siempre
somos.
Cuadernito mágico,
cuadernito loco
Amigos del tiempo,
atravesando el momento.
Somos todos, unicornios
rojos, bailando cumbia.
Amor, mucho amor.
Me la como, ¿y qué?
Me acabo de romper el diente literal, ahora. Lo siento re rasposo.
Cuando tengo
hambre como
una hamburguesa
con tic-tacs de
naranja en el
medio.
The luz...
Vamos, che en_serio.
Las palabras que componen
dos palabras me confunden,
profesoras pelotudas!
Qué? Esto no es cualquier cosa,
es seriedad
y no_s.
Por eso
x eso
es esto.
Nos tatuamos la memoria
para recordad mejor,
andamos en tablita de barrenar.
Betty Yoma, gracias por existir.
Los japoneses son tostaditos.
Vamos a buscar
dedos que buscan
Carlos y Marcelos
Poder: convertir todas las situaciones de mi vida en escenas de películas.


Cadáver II / Una palabra

Misterio
Retro-gaucho
Cambio
Caca
Puta
Barsinson
Fiestonga
Cannabis
Supercalisfrastilistico-espiralidoso.
Roto
Todos
Inmortalidad
Teletransportarme

Cadáver exquisito III / Cómo te gustaría llamarte...

Marce Agachate Conocelo
Anacleta de la Ronchita de Bianchi
Máximo Máxi
Rocío
Timoteo
Samantha
Ciro
Carlos
Chelsea
Alina
Asteroide
Chupapijas
Simba
Armando este banquito
Negro
(yo hubiese sido Amarillo o el Coral)





miércoles

tengo ganas de darte este beso

Hace un tiempo que me alejé de Julito. Algo parecido a cuando dejás de ir a misa... o cuando le mentís a tus viejos por primera vez. Las personas muy fanáticas de Cortazar suelen ser peligrosas, aburridas u/o apasionantes. Conocí de los tres tipos. Lo quiero igual, pero lo miro de reojo. Me molesta un poco que se haya vuelto un nombre para sacar chapa. Sin embargo, hizo que adoptara a un axolotl. Sí, gracias a Cortazar soy mamá. Eso es buena literatura ¿no? Acá, una parte de Rayuela que me gusta mucho.


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. 
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

Rayuela - Capítulo 7 - Julio Cortázar

martes

Piezas de la casa de mis abuelos - Parte II


 ... y Patoruzito fue lo primero que leí. Al principio, me las leía mi abuelo, antes de la siesta, después de almorzar. Más de grande, iba sola o con mi hermana al kiosquito de revistas de San Rafael y nos comprabamos de a dos o tres, salían 20 uruguayos. 


En la cocina, una pared expone platos pintados a manos. Cada muy pituco, único en su estilo. Este me gusta mucho, quién dice... quizás, es mi próximo tatú. 


Las muñecas musicales, mi facinación de chica. Verlas girar y girar, escuchar su musiquita y sincronizarlas para que las tres bailen la misma canción... siempre quise ser una de ellas. Hoy no sé con cual me quedo. Atrás, river vs. Independiente.

Un cuento chino [Piezas de la casa de mis abuelos]


Chinos en la hornalla. Confusio y su amigo, el monje Wasabi, antes de una gran mateada. Después leerán Las Analectas, como de costumbre, y fumarán un porrito o dos. 


Otros chinitos que matean. El gordito es Pepe, un amante del asado con achuras. Enrique carga el diario del domingo. Le gusta leer Deportes en el pórtico de su casa, en Flores.


Titina y Cacho son los chinos de la tortuga. Les gusta dar una vueltita en tortu por el centro los viernes a la nochecita. A veces frenan, la estacionan pegadita al cordón y se bajan a tomar una cerveza bien helada con palitos o maní.



Los chinos del patio. Gloria y Miguel son de Zárate. Él riega los malvones con manguera fina y poda los helechos rebeldes bien temprano. Ella prefiere quedarse en la cama haciendo fiaca. Al mediodía cuando Miguel no la ve, corta las rosas chinas y se las pincha en el pelo para ir a hacer los mandados.