Frescura

Frescura
Pero el ruido del mar no se comprende, / se desploma continuamente, insiste / una y otra vez, con un cansancio / con una voz borrosa y desganada.... [Circe Maia, 1932]

martes

Sexta Juntada Creativa en el Árbol


Este domingo la Nave Nodriza aterrizó por última vez, en un tiempo. La Casa del Árbol se inundó de su rítmo misterioso e inevitable. Entre velas y velitas, la juntada se celebró como el domingo manda.


Cada mesa resuelve su juego y el que no, y el que nó, una prenda tendrá. Algó así, parecido al Aldónpirulero. Sin prendas, aunque podrían haber. Lo que sí coincide, es que es un juego. En la juntada creativa la idea es tocar el arte al jugar. O al revez, dejarse jugar por el arte.

Es poner el cuerpo, charlas, tomar algo, leer, pintar, escribir y ver qué pasa. Quizás la magia es dejar que pase o no pase nada. Los domingos en el Árbol nos damos un tiempo para esperar. Le damos un tiempo al azar. ¡Eso está tan bueno, che!

Acá lo pasó...


Crece nuestra Ireal Academia del Árbol
Pocalípsis: Acc. Encontrar un nuevo uso o significado a las cosas.

Ringo: Sust. Buen tipo

Avezado: De a pares.

Amenifabo: Es rojo, insoslayable, efectivo, desesperado, añejo, intelectual, amable, diseñado impersonalmente, con rulos, tiene un lunar blanco. Se ve de lejos, y se lo siente cerca.








Y por qué pides que cambie
si nada cambia
si todo cambia

Los terrones de la noche junto al fuego
silencio del que crea mundo paralelo
que en la noches viene a mí
de entrada a la caverna
los cuervo hacedores de ceguera
raptan dentro de los muebles.

Brasas
Dioses Especial
Acariciar
Creen
Llovidas
(Palabras elegidas al azar del libro Conejos en la Nieve)

Llegaste un día a esta quebrada.

El universo
Amor
La vida
Mi alma
Mi conciencia
Mi corazón

El chabón de walking life

Pintás y el agua turbia ensucia el ritmo.
Lo hace avanzar como luz,
sin permiso. Así cantamos
alumbrando. La velas que se
derriten desnudan tus yemas.
¿Quién es ella para derramarse
 entre nosotros? Una mano pinta
el cuadro nuestro, mio y tuyo.




Fue amor a primera oída
la voz que nos unió. Un beso,
la guitarra, canto y energía.
Esta voz y tu barba. Este piano
y tu vos en alma. Como te penetra
la música. Nos agarramos de la cara,
nos trenzamos al escucharte. Antes
del momento, nos besamos antes.

En ramas,
los ojos como párpados
se injertan en el final de un gesto
no hecho y mientras
florece el tiempo
y mientras
la risa mía como polén
se va yendo,
y a tus ojos hojas
se los lleva, sin querer queriendo
los empuja suavecito
el viento.


lunes

Quinta Juntada Creativa en la Casita del Árbol



"La poesía debe ser una moneda cotidiana/ y debe estar sobre todas las mesas/ como el canto de la jarra de vino que ilumina los caminos del domingo", lo dice el poeta chileno Jorge Tellier. Y que así sea siempre en el Árbol. El domingo 21, la poesía en múltiples formas iluminó los caminos del fin del finde. Nave Nodriza liberó su corriente musical, imposible resistirse a ese agua. El resto de la noche se derramó en mesas donde la invitación era a hacer y a ser. A que el juego sea el modo de vida. 



Y cierra Tellier: "La poesía/ es un respirar en paz/ para que los demás respiren,/ un poema/ es un pan fresco,/ un cesto de mimbre./ Un poema/ debe ser leído por amigos desconocidos/ en trenes que siempre se atrasan,/ o bajo los castaños de las plazas aldeanas."

Acá podrás leer y leerte, amigo desconocido: 

Parece noche de verano
suena tambor, guitarra y piano!
El calor agita gargantas
y nos ponemos de a poco a bailar.
Parece noche de verano
el viento pesa y marea
suena canción
ritmo primavera
y nos ponemos de a poco a bailar. 
Wannas 21-04-2013


Y de qué lado está tu amor?
Y de qué lado tu casa?
Nave Nodriza-


Tu sabiduría de dictador, eso me himnotiza. El ritmo de tu habla. Ese bigote y los ojos de ‘ya te voy a adivinar’. Y lo hiciste, siempre lo hiciste. Porque eras puras luces de colores. Eras cielo galáctico, de colores. Fugaces tus ideas. Me mirabas y era una explosión zen. Qué despeinada, ahora que me acuerdo, tu habla. Tu lengua es una gran rasta que vibra y chispea. Qué electricidad poderosa. Y tus medallas y tus condecoraciones. ¿Sos mi rey? Hacémelo saber, amigo, por que yo por vos respiro sin gravedad. Tu mando me hace cometa. J.T

 Cuando era chico, tus masajes eran un remolino. Tus manos en mi panza, un reggae sanador. El tiempo llovía, vos descalza, tan conectada al suelo, tan metida en la tierra con tu vincha negra y roja. Y las burbujas de ese mar de masajes en tu manos. Tus manos se hundian en mi espalda. Te sentía tan real, nunca te había escuchado tan bien, tan nítida. Sonabas a agua corriendo, sonabas húmeda, espumosa y sana. Me sanabas mi ser niño. Tus manos se sumergían en mi infancia y la cambiaban, la maduraban, la hacían nacer. J.T




Una lavanda vieja me hace pensar en la colonia de mi abu. En su colonia en su cuello, en cómo colonizó mi vida su voz cuenta cuentos.  



En una mesita brotó un haiku: 

Los besos
Tus dedos
La canela

Inventá una palabra 
Nace un mundo.  
Guille. R




En otra mesa, hubo rico cadáver: 
  
Había una vez un poni
todo llegó
y el tiempo se cuenta a gotas
no hay solución
y la sequía gana
mis herencias
cayó la luz tan oscura
qué están o no pero quieren y van comunicándose
fuera de sí, fuera de él, mientras ve los cielos astrales del sur profundo como su pensar
trataba de dirigir su actuar como un pelotudo
Latentes están, nunca se irán, se lo pasarán
pelotudo el que no conoce lo que necesita
por que en la gente están todas las respuestas de las preguntas que te hacés
El espacio de las curvas nos encuentra…



En la barra, de la mano de Ogui, comenzó a yirar una "sopa de letras" o cadáver musical... La idea era hacer una gran canción con pedacitos de canciones...

Se muy bien que has oído hablar de mi, las olas y el viento sucundúm sucundúm, el frío del mar, la gorda y su cadera con delay.
Te ví quemando el pasaporte con rabia, por más que me fuercen yo nunca voy a decir que todo tiempo pasado fue mejor. MAÑANA ES MEJOR.
Y de qué lado esta tu amor
Y de que lado está tu amor
Y de que lado está tu casa
Salute… Felicidades… Hoy es un día especial!!!
El dolor es fuerte y lo soporto por que vivo pensando en tu amor. Quiero verte, tenerte y tocarte; y entregaste todo mi corazón.
Se muy bien que hay caballos que…
¡Qué importa que se rían y nos llamen los mareados!



Estrenamos nuevo cuestionario objetable, nuestra humilde encuesta arboleda...

1.¿Qué mirarías con un larga vista?
El corazón de esa persona
La profundidad del paiaje, imperceptible para la visión básica.
El culo de Johnny Depp 
Un barco inmerso en la grandeza del mar
El polem de una flor

2.Qué es para vos incalculable?
Los dejavús
El tiempo y el universo
Mis reacciones
El amor
El amor de Antonio por lo que hace

3.Qué es lo que te catapulta al cielo?
La sonrisa de la persona menos esperada
El deseo de proyectar más allá de lo tangible.
La cerveza
La adrenalina y la euforia
No siento respuestas

4. Cuál es tu luz?
Mi abuelo
El boxeo
La risa
Mis lecturas son mi luz, mis amigos son mi luz
El arte

5.Dónde necesitás una curita?
En el oido
En el pasado
En el totó
En el cerebro
En las orejas

6. El personaje de qué peli sos?
Curly de los Tres Chiflados
Tyler Durden, El club de la Pelea
Apocalipsis Now. Yo soy el apocalipsis. 
Antes del amanecer. Ella y su libertad para creer y crear.
Soy el pibe de karate kid. 






El domingo en crayón, agua y pintura











viernes

Hasta la puerta

No puede ser que me agarre este sueño justo ahora. Soy Martín Palermo. No puedo cabecear así con el subte al palo, se la voy a terminar dando a alguien. Bue, igual… hay un par que se la merecen. La señora de enfrente, por ejemplo. ¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Qué tengo?  ¿Cara de drogada? ¿De enferma terminal? Sí, señora, tengo ojeras. Y como para no. Casa-miento. Ca-samiento. También se me corrió un poco el maquillaje debajo de los ojos, lo vi recién en el reflejo de una vidriera. ¿Un par de arrugas, frizz? Chocolate por la noticia. ¿Qué me mira la boca? Tengo labio inferior un poco hinchado, puede ser, de tanto morderlo por los nervios. Caza-miento. Caza-miento. Caza-miento. ¿Parece que me acaban de dar un beso? ¡Qué irónica! El beso de la muerte, el que en un rato voy a dar yo... El wachiturro que juega con el arito en la lengua a mi izquierda… Bah, qué mi izquierda, sobre mi hombro izquierdo, también está para ligarse un cabezazo. Dele que te dele con la pelotita plateada entre los dientes. ¿Cuál es la joda? ¿Es un jueguito de kermés bucal? ¿Querés bajarte una a una las teclitas blancas que dios te dio? Uh, ya estoy hablando como mi viejo. Qué insoportable hubiera sido si estudiaba odontología como el quería… ¿Y qué carajo quiero yo ahora? Lacroze, Dorrego, Malabia, Ángel Gallardo. Uh no, esto va demasiado rápido, che. Que frene. Por primera vez en la vida quiero que la maldita línea B tenga desperfectos técnicos y frene. No me importa que sea plena hora pico. La gente abajo y que la máquina no avance. Me quiero quedar acá, quieta y sola. Cada vez más cerca la hecatombe...¿O no? No que digo, tengo que salir de esta oscuridad, no puedo estar más bajo tierra. En pausa, como le gusta poner a mi primo los DVD que alquilamos, para comentar estupideces cada 17 minutos promedio. ¿Por qué nunca pude poner pausa…? De Gallardo a Pueyrredón… una, dos, tres… no, Medrano y Gardel, dos. Señora de enfrente que me mira como aun zombi, dos opciones: o es lesbiana y se esta dando cuenta en este preciso mismo momento, y de ahí su cara de espanto o “ve gente muerta”. Ahora que lo pienso es la opción B. Debo tener una tribu fantasma de maratonistas kenianos bailando un carnavalito alrededor mío porque acá adentro hay un olor a chivo que no se soporta… Sin embargo, soporté mucho tiempo así y eso que olía muy mal. Caza-miento, Caza-miento... No sé, no sé. En qué me estoy metiendo o no metiendo... Ja, y como si esto fuera poco, el divino del James Dean del conurbano que tengo a mi izquierda sigue con el tiki-tiki, zarandeando el arito en mi oreja, bien a lo rebelde sin causa. ¡La causa! La puta madre, me olvidé. Quedé que iba a ir a la marcha de los vegetarianos anarquistas con Lu. Qué mala hermana que soy. Ludmila me va llenar el Facebook de mensajes privados con putiadas. O peor, me va a cagar a tuits con el hashtag #losfundamentalistasdelzapallito. Un quemo. ¿Y lo mío, un incendio forestal, cuando hable se prende todo el Amazonas? “Lapsus”, diría mi psicólogo. Qué bueno que de esto me acordé a último momento… La marcha... Bue, cero ganas de pararme a la puerta de un Carrefour con un cartel que diga ¡carniceros golpistas, frutas y verduras al poder! ¿Con que se dan estos pibes? ¿Por qué soy yo la va al psicólogo y no mi hermana? Y me sigo haciendo la boluda…tengo que decirle a Esteban, tengo que decirle. Estoy cazada. Presa. Siento muy fuerte que es todo mentira. No estoy lista para este casorio. Quiero quedarme acá en el subte. No estoy lista para llegar al departamento.

Viaje al silencio


A una semana del casamiento, ella decidió suspender todo y hacer un viaje. Hacía tiempo, su profesor de yoga le había dicho que irse sola a la India callaría por completo su mente. Desde entonces, ella masticaba esta idea y deseaba cada vez con más intensidad este silencio.

Cuando el subte frenó en Pueyrredón, inspiró profundo y mandó todo el aire a su abdomen. Miró con ternura al joven del aro en la lengua a su izquierda, achinó los ojos y le sonrió a la señora que la miraba desde el asiento de enfrente. Lento y suave se abrió paso entre los cuerpos encastrados unos en otros. Miró su mano derecha que sostenía su bolso y su abrigo. Volvió a inspirar y soltó todo.

Cada escalón en dirección a la calle agrandaba su sonrisa. Las comisuras a ambos lados de su boca se ensanchaban y esto dolía. Pero estaba sonriendo, casi sin darse cuenta. Cada escalón la arengaba un poco más. Y cuando llego a la boca, vio la luz.

Al entrar al departamento, la imagen fue simple. El que iba a ser su marido estaba desnudo en el sillón, abrazando a otra mujer. Estaban viendo una película de amor y ambos lloraban. Al verlos, ella también se conmovió. Ya había visto esa película, pero nunca lo había visto llorar él. Pensó que la imagen bastaba para los tres. Esperó que termine la escena en pantalla y se fue. 

Se fue para siempre. Así empezó su viaje al silencio.


Cuarta Juntada Creativa en el Árbol



Domingo tras domingo se sigue llenando nuestro "cuestionario objetable". También se suman nuevas palabras a nuestro Dixionario de la Ireal Academia del Árbol. El domingo pasado fue una velada en el sentido más literal de la palabra. El Árbol estuvo alumbrado a vela. Hubo cadáver exquisito y texto personal. El patiecito estuvo pinta que te pinta. 




¿Qué parte del cuerpo te anda faltando?
En el cuerpo me está faltando amor. Un repelente antimanchas y un casco antiprejuicios.
La creencia de que tengo y todos tenemos alas para volar.
Solo sí el alma está separada del cuerpo (no estoy tan seguro), no me falta nada. Sino, me sobra una pierna…
El corazón
Una pinza colectora de ideas.
Me falta un brazo y una cabeza
Más que faltar, me andan sobrando cosas en el cuerpo.
Calor humano
El tercer omóplato
Me anda faltando frío
Un empujón
Un par de dedos más




¿Qué poder te daría un brazalete mágico?
¡El poder de poder reirme del poder sin poder parar!
El poder de tener dos poderes. El primero, poder leer, no me acuerdo que, me puse a escuchar lo que hablaban los de al lado. El podes de escuchar lo que hablaba yo.
Necesito un brazalete mágico que me vuelva papelito. Un papelito volador que solo se debe escribir con lo que le guste y cuando se guste.
El poder de volar.
Amasar miedos
El brazalete me dejaría ver el futuro como si fuera un holograma de colores.
Frenar el tiempo, en donde se congelan las sonrisas.
Volverme invisible y volar
Acariciar las almas
Ser sonriente todos los días
Parecerme a un Unicornio.



 Si te regalaran una Ferrari Amarilla, ¿a dónde te vas?
A vender la Ferrari
Si me regalaron una ferrari amarilla la estacionaría en frente de tu casa, solo para que veas lo chiquito que sos y qué rápido me voy.
A Birmania y después, a la luna.
La canjeo por una bici y me voy a donde la ruta me lleve.
A Angastaco.
Recorrería América hasta llegar a México, después fuck you.
Me voy a Uruguay.
A venderla y comprarme un auto más barato, y después recorrer el mundo.
A los ojos de Dios
Gualeguaychú
A japón, japón, japón…
A la mierda



¿Sobre qué estás girando
¡Sobre las ideas que aparecen en mi cabeza y no me dejan dormir!
Todavía no sé, pero estoy contenta por quien estoy siento mientras llego a ser quien soy.
 Giro sobre la incógnita de lo que viene, sobre las cosas que me quise ovidar de hacer.
Sobre una nube de smog.
Sobre algún juego para niños que todavía no se inventó.
La verdad.
Sobre el tiempo.
Mis pies… Mis palabras… El viento…
Sobre el planeta tierra
Sobre la nada o el amor, se siente parecido…
Giro sobre tus ojos
Sobre mi misma, mis pies empanadosos, sobre mi jetita “linda”.
Constantemente sobre las palabras


Si pusieras un huevo, ¿qué saldría?
Una piedra
Conclusiones. 
Un duende cosechero con semilla pa plantar.
Una flor de lis o (liz) 
Saldría un te quiero / te quiero!
Estrellitas amarillas
Si pusiera un huevo sandrían caras de nada, los disimulos de los desperdicios que me dejé ganar, el goce de saber que, aunque no quiera, si amando.
No sale nada todavía, ni una idea.
Lava
Denis Sergio


Dixionario de la Irreal Academia del Árbol


Animanequismo: Es un síntoma de una curiosa afección del corazón, todavía sin nombre. Algunas de sus principales características, que son presentadas por el sujeto, son el movimiento constante (en forma de tic) de la cabeza hacia el norte de uno, a la vez que se tuercen los dedos de los pies y se comienza a sentir una inexplicable voluntad de cantar ópera en alemán. En caso de presentarse, debe tratarse de la siguiente manera: se sumerge al paciente en una mezcla de licor de huevo y aceite, y se le canta un arrorró, hasta que el sujeto pierda la memoria, despierte y luego combustione de forma inevitable.

Luzclavel: sust.1// Dícese de la costumbre de darse cuenta una y otra vez de que todos, inevitablemente, nacemos y que esto representa indefectiblemente que todos moriremos y que ambas acciones son partes inevitables del mismo proceso.//sust.2 // Dar Amor. 

Serenar: Dar caramelos

Tribulación: Pensamiento mequetrefe.

Mallevado: Adj. estar a todo quiero.

Puig: Espiral + ojo

Yeso: Afirmativos sin definir.

Patente: Que no dudás.

Suelas: El as propio.

Arango: Cruza entre un arándano y un mango.


Quécocamáschica: Plato típico de origen azteca a base de queso, hojas de coca, masa chicha y mandioca.

Celar: Caminar para atrás.

Habeas Corpus: Unicornio.

Cochecito: estoy en Miami, en los 80, tengo lentes y hay mucho sol. Las chicas andan en rollers, la gente anda en Bici y sale a correr. Me voy a un motel a cerrar un negocio.

Salsa: Adicción al papel picado.

Repartir: acto de salpimentar el churrasco.

Bartolo: sustancia altamente psicoactiva con severas consecuencias físicas.

Artesanear: dícese de la acción artística que “sana sana sana culito de rana” a un individuo medio cachucho por dentro.


Ranchear: Acción vinculada al arte de compartir un bien común con hermosas personas.

Quescatimar: 1. Escatimar, dar migajas de cariño. 2. Querer poco timar estafar los sentimientos del otro. 3. Servir poco queso.

Perdumen: 1. Mecanismo 2. Maquinaria afectiva gracias a la cual tendemos con gran necesidad a perdurar.

Sublimar: Acc. Movimiento sutil tendiente a la adquisición de bienes no personales, tal como la justicia, el amor o el tiempo.

Uojoiaa: 1. Folc. Grito Bélico empleado por ciertas tribus nativas del Estero Zonal. 2. Cántico empleado por parteras indígenas de calvicie prematura.

Sabueso: Adj. Dícese de una persona alerta de sentidos. “Este sabueso donde siente olor aparece.”

Rubinear: 1. Aparecer con estilo, suavidad y elegancia en cualquier situación. 2. Peligro de gol.

Pacman: Adj. De fino mascar.

Hamburguesas: 1. Planetas o circunferencias de carne.

Honesticidio: Decirle que a vos también te gusta caminar descalzo.

Caminar descalzo: Tener los pies sucios.

Noche: Relación exclusivamente sexual entre dos personas.




Cadáver exquisito & otras

Un día me desperté y descubrí que estaba enamorado de vos.
“Nadando sin horizonte, no hay solución a mis herencias”
Cuando era chiquitín había un Carrefour y le robaba discos de Daniela Mércury.
Ya se terminó el verano, era lo que se rumoreaba.
Hasta que el viejo Eucalipto, antes que termine abril, soltó su primera hoja.
Sueño de juventud / Mi hijo será llamado Aurelio
Pero si Querés cambios no hagás las mismas cosas de siempre.
“Y descubrir que el paraíso perdido estaba ahí, a la vuelta de la esquina” Cortazar.
Primero el partido, segundo el movimiento, tercero los hombres.
Una Ilusión.



 Un gran remolino se enrosca se abolla, se mueve gira, se comprime, gira y se agranda. Vos girabas, dabas vueltas. Buscabas algo. El encendedor. No, no, el encendedor no. El celular, si, daban vueltas por la habitación buscando tu celular. Yo no te veía, pero adivinaba tus pasos, percibía cierta sombra. El aparato vibraba y vos te desesperabas. Caminabas, revolvías, girabas. En la mesa. En la mesa, busca, dale. Y vos girabas y yo me desesperaba. En la mesa sí tenés razón. Con los libros, el mate, los puchos y el encendedor. Yo te miraba desde la cama. Me impacientaba por que quería que dejes de dar vueltas. Vení. Vení. Acercate. Acostate al lado mío. Abrazame, acostate. Dejá de dar vueltas. Qué buscás. Vení. Y venías y te acostabas, pero seguías dando vueltas. Y te dabas vueltas y me dabas la espalda. Así siempre. Pero vení, acercate. No veía tu piel, la sentía, la adivinaba. Tu espalda eterna. La incertidumbre, la lejanía. Una pared de dudas. Yo estaba desnuda en tu cama y vos me dabas la espalda. Así siempre. Un gran remolino de palabras, que se enrroscaron con suposiciones y se abollaron con inseguridades, se mueve por inercia. Gira por que duda. Se contrae por que dura. Gira y se agranda por que sí. Vos girabas, dabas vueltas. Yo me desenrredaba. Tu espalda. Los puchos, el celular, el encendedor, los libros, la cama. Vení acercate. Abrazame. Vení. Tu espalda. Dabas vueltas. Y así, siempre.



sábado

Tercera Juntada Creativa en el Árbol




El domingo pasado el Árbol vibró con el ritmo de Nave Nodriza, AutoCine y La clave. La música inundó la copa y las ramas iban de acá para allá. Los que estábamos trepados bien arriba veíamos hojitas caer y comimos la mejor pizza con mucho pimentón. Se escribió, se pintó, se bailó. Branca, una gurisita hermosa que andaba correteando por ahí dejó una estela de inocencia divina. La juntada fue fructífera como todo lo que se hace de a muchos locos lindos. Acá lo que cayó del Árbol.

Preguntas Objetables
Eran preguntas. Eran dudas, resortes. Cada una salió de un objeto. Y los objetos estaban en la mesa. Como pidiendo la respuesta. Los podías tocar. Ellos eran los culpables. Las preguntas eran seis. Y eran para todos. 











1. ¿Qué parte del cuerpo te anda faltando?
Me falta un brazo y una cabeza
Más que faltar, me andan sobrando cosas en el cuerpo.
Calor humano
El tercer omóplato
Me anda faltando frío
Un empujón
Un par de dedos más



2. ¿Qué poder te daría un brazalete mágico?
El brazalete me dejaría ver el futuro como si fuera un holograma de colores.
Frenar el tiempo, en donde se congelan las sonrisas.
Volverme invisible y volar
Acariciar las almas
Ser sonriente todos los días
Parecerme a un Unicornio




3. Si te regalaran una Ferrari Amarilla, ¿a dónde te vas?
Recorrería América hasta llegar a México, después fuck you.
Me voy a Uruguay.
A venderla y comprarme un auto más barato, y después recorrer el mundo.
A los ojos de Dios
Gualeguaychú
A japón, japón, japón…
A la mierda


4. ¿Quién sos vos-vos?
Vos-vos no es yo-yo
Tengo que decir “yo-yo” pero voy a decir “Venecia”.
Yo-Yo soy alguien que quiere transformar lo intransformable.
Un par de sueños en una cajita de música.
Soy un ser muy especial y exigente de mantenerme especial
Poeta-poeta



5. ¿Sobre qué estás girando
Sobre el tiempo.
Mis pies… Mis palabras… El viento…
Sobre el planeta tierra
Sobre la nada o el amor, se siente parecido…
Giro sobre tus ojos
Sobre mi misma, mis pies empanadosos, sobre mi jetita “linda”.
Constantemente sobre las palabras



6. Si pusieras un huevo, ¿qué saldría?
Una piedra
Conclusiones. 
Un duende cosechero con semilla pa plantar.
Una flor de lis o (liz) 
Saldría un te quiero / te quiero!
Estrellitas amarillas

-----------------------------------------------------------------


Esta especie de jueguito MAC
DONAL cajita felíz
Me pone nostálgico
vivo y muerto a la vez
confundido, debatiendo
si alguna vez fui feliz
mientras me devoraba
la cajita feliz.









Mi objeto es la calculadora, viajo a recuerdos
re graciosos, oscuros, sombríos. Lugares comunes para todos.
La calculadora me amargó parte de mi tiempo y hoy me averguenza, le temo. Meda miedo
y sed. Sed de aprender, algún día que ella no me gane a mi antes de tiempo. 


El perfume me lleva a los 15 años, nunca había tenido uno y mi abuela me regaló una colonia que antes de estrenarla se rompió y su olor me empalagó.





¡Marche un par de diálogos!
Había papeles con personajes. Había que elegir un papel e imaginar la voz del personaje. Buscar a alguien que imagine otro personaje. Hacerlos interactuar. 


El paseador de perros macabro y La modelo ezquizofrénica
por Francisco Ferracani y Francisco Kikuchi

(en una sala de partos)

PPM: Bebes que nacen... tan lindo y lleno de vida, gritando, tratando de sacar la cabeza del agua. 
ME: Hola, Gor! Too Bieng? Esperá, esperá, esperá! Estás…. desinfectado? Porque si no tenés alcohol el gel en la cartera, serías medio pardo… no, Gor?
PPM: Tengo. Dejame buscarlo, gordi. No lo uso desde hace tiempo, desde que lo sacaba a rolo, pobre rolo, pero ese árbol no tendría que haber sido meado, cagado y traicionado. Ay, Rolo! Le clavaste el puñal en la espalda a ese árbol…
ME: Así me gusta, PASEADOR, porque no acá ni en milán la gente hace estas cosas…. Entendés? Entendés? Ay…. me quedo sin aire…. ¡mi perfume-inhalador! Que sino me muero! Me muero, Victor! Victor! Victor…. qué hacemos en una sala de partos? Esto es antiestético….
PPM: Antiestético es tratar de operar un caniche del apéndice con magistral, y cuando, claramente, no tiene apéndice… 
ME: Uf, chau, Nene… mejor me voy con el jardinero gay que sabe más que vos! 

La cocinera impuntual y la portera comunista

-Qué hacés por aquí?
-Laburo, ante la indignación de mis burgueses habitantes de este edificio… y reclamo mi salario digno. 
-Qué onda con su salario? Siempre de culo…
-Nunca bien, siempre en lucha hasta que logremos un salario único y todos seamos iguales, ¡Ni dios, ni amo, ni esclavos!
-Ja! Este mundo está complicado, la gente siempre exigente… ¡Sobretodo cuando tienen hambre! Y te pasás el día laburando y laburando y si llegás 5 minutos se ponen de los nervios!!! ¿Vos a qué te dedicás?
Y usted, tanta pregunta, ¿no será uno de esos? Ya vé, limpio, atiendo… trabajo en esta portería desde hace años. SOY PROLETARIA, y ¿usted?
-Yo también! Siempre cocinando. Eso sí… a mí lo que hago me  encanta. Es solo compaginarlo todo. El reloj, las obligaciones, estar pendiente… Esto me agobia!
-Si señora, el siste da privilegios a afortunados como ustedes, burgueses sin más preocupaciones que su ombligo. Si levantase la cabeza, cuando logremos un proletariado fuerte y nos unamos, ya se va a enterar…
-Usted está muy enfadada!!!
-Mire, señora aburguesada, metase su superioridad por donde le quepa. Venceremos!!!




Busque encontrarte
tratarte suave
suave dentro de...
desde el color
hasta
tu vida
la verdddddddad
Dnd
Always here...


¡Viaje de poder!

¡Libre como el viento!

Somos tantos
¿Invadimos su tranquilidad?
Sí señores, sí señoras
la calle se está llenando
de artistas callejaros, y yo, 
los estoy conociendo a todos.
Un manicomio la calle, un manicomio
los artistas, ay artistas, mis
muy queridos, la cosa no va, 
la cosa no anda...
Diego Arbit

¡Lo increíble de existir ES OLVIDAR!

'Quién se cree el saxofón para pedirle a la guitarra que se calle', se preguntaba el bajo hasta que con prepotencia la batería lo empujó. 
Con miedo a que lo aplasten empiezó a correr. Salta, se zambulle y vuela. Con miedo a que lo aplasten esos dedos, fusionados con el instrumento, empezaron a correr.
Corre y corre, salta y se zambulle y vuela, en medio de esa nube de euforia y sensación, se pierde como dentro de un bosque infinito en ese universo imaginario, se olvida, se pierde y se va. 
Hasta que como una puñalada letal, la última nota sonó...
En medio de un silencio de entierro, que ni segundos duró, un "grande Rouch" se escuchó.